Existen varios tipos de Renting, atendiendo a los distintos servicios, la forma en que estos son proporcionados por la compañía especializada o incluso la propiedad original de la flota:

 

  • Renting tradicional: Es un contrato de alquiler de vehículos a largo plazo con una serie de servicios añadidos vinculados a su uso y mantenimiento. En esta modalidad, el cliente elige las características, hasta en los mínimos detalles, de la flota que desea. La compañía de Renting adquiere estos vehículos y los alquila a largo plazo al cliente, generalmente por un período de tiempo que puede oscilar entre los 24 y los 60 meses y que se acuerda con antelación. Asimismo, también se fija el número de kilómetros que el usuario estima que recorrerá durante la vida del contrato.

Por su parte, la compañía de Renting ofrece, además del propio automóvil, una serie de servicios básicos –además de otros adicionales- que el cliente podrá escoger según sus necesidades o las características de su negocio. La cuota mensual resultante dependerá del valor del modelo concreto de vehículo, el plazo establecido de uso, el kilometraje pactado y la cantidad y calidad de los servicios prestados.

 

  • Renting flexible: Es la forma ideal de Renting para aquellas empresas que, por las características de su actividad, no pueden determinar de antemano ni el período de uso ni el kilometraje anual de su flota de vehículos. Por ello, necesitan un sistema de Renting flexible, Carflex, www.carflex.es cuyo coste varíe en función de esas dos variables y que le permita cancelar el contrato sin penalizaciones. En este caso el cliente escoge una categoría de vehículo y la empresa de renting le proporciona el que disponga en ese momento, con lo que el vehículo puede ser nuevo o usado. Consulte toda la información de Carflex, nuestro renting flexible www.carflex.es

 

 

Atención Cliente
901 100 885